Una Gran Deuda es Igual a

Lunes, 18 Agosto   

Los estadounidenses tienen un endeudamiento que supera los $2 billones de dólares; por eso, no es de asombrar que estar endeudado ahora parezca algo aceptable. De hecho, los estudios indican que más del 60% de todos los estadounidenses tienen una deuda con sus tarjetas de crédito. Incluso estar en quiebra se ha convertido en algo tan común que ya no se considera como un hecho tan negativo. Si bien es cierto que es común tener una deuda con una tarjeta de crédito, ciertamente no es algo inteligente desde el punto de vista financiero. Lamentablemente, no siempre es fácil tomar decisiones financieras inteligentes.

En una economía en donde ningún trabajo es completamente seguro y las personas se las arreglan con una cobertura de seguro de salud inadecuada o sin cobertura, incluso una deuda pequeña puede convertirse rápidamente en abrumadora.

Con esto no queremos decir que todos los que tienen problemas de crédito hayan sufrido una tragedia para llegar a esa situación. Muchas personas se metieron en problemas simplemente por gastar más de lo que ganaban. Los emisores de tarjetas de crédito envían miles de millones de ofertas directas por correo cada año. Se anuncia en las publicidades que las tarjetas de crédito son necesarias y “glamorosas”. Nuestra televisión está llena de imágenes de personas que se divierten mucho, viajan en cruceros, cenan en lugares costosos y amueblan sus hogares usando tarjetas de crédito. A pesar de lo que quieren hacerle creer esos anuncios, si bien las tarjetas de crédito pueden brindar comodidad a sus usuarios, apenas son necesarias. Además, no hay nada “glamoroso” en que lo llamen los acreedores a su hogar porque no puede pagar las facturas.

¿Pero cómo sabe cuando una pequeña deuda “aceptable” se convierte en una situación potencialmente peligrosa? Para algunos, la crisis es tan clara como enfrentar la decisión de endeudarse más o dejar que sus familias pasen hambre. Para la mayoría de las personas, las claves son más sutiles. Como regla general, no debe destinar más del 20% de su ingreso disponible al pago de deudas (sin incluir su hipoteca). Haga clic aquí para hacer la prueba de deuda.