Interés por Interés

Lunes, 26 Mayo   

Para conocer el costo de financiar nuestras compras, ya sea vía tarjeta de crédito o crédito a pagos fijos, entre los muchos esquemas que existen, es necesario conocer cual es la tasa de interés que pagamos por disfrutar anticipadamente de esos bienes y servicios.

La tasa de interés es el precio que se paga por el dinero prestado, que permite al que presta obtener recursos reales durante un periodo de tiempo se expresa en términos de porcentajes anuales, afirman Paul A. Samuelson y William D. Nordhaus, en su libro Economía.

Pagar un precio por el dinero que se recibe en préstamo obedece a que el prestador
1. Debe diferir un consumo que podría realizar de inmediato.
2. Si lo invierte puede ganar más que prestarlo.
3. Corre cierto riesgo de no pago.

Estos factores son los que consideran Florin Aftalion y Patrice Poncet en su breviario sobre Las tasas de interés, además, en el caso de la inflación debe haber una protección del poder de compra.

Factores como duración del préstamo, riesgo, liquidez y costos administrativos, determinan una amplia gama en los tipos de interés.En el caso de la duración del préstamo, entre más tiempo nos tardemos en pagar por el bien recibido mayor será el costo; de igual forma si el riesgo de pagar a tiempo es mayor su costo se eleva; algo similar ocurre si el bien no se puede vender de forma rápida para liquidar la deuda; adicionalmente habrá que pagar costos administrativos al prestador si es que se dificulta el pagar a tiempo la deuda contraída.

Cuando el prestador del dinero o la compañía que vende a crédito recibe el dinero prestado y el interés pactado debe verificar si no perdió su poder adquisitivo, para eso es necesario entender los tipos de tasas de interés.